La familia es uno de los agentes que mejor puede y debe colaborar a la hora de prevenir y frenar el consumo de drogas.

Nuestras puertas están abiertas para todo aquel con inquietudes y ganas de compartir y aprender a conocerse y a conocer a las personas y mejorar la forma en que nos relacionamos los unos con los otros.